domingo, 3 de enero de 2010

Vuelve al Neolítico...

Ya sabemos retener heces en nuestro interior y nuestra sociedad sigue avanzando. Nunca debimos abandonar el Neolítico. Unos cuantos años más y lo habremos olvidado de nuestros cerebros albinos de mono. Pero eso sí por favor, unos hilos más en nuestros brazos y unos clavos más en nuestras espaldas y seremos la mejor marioneta del club Bilderberg...

Vuelve al Neólitico
El secreto es regresar a la infancia. Cuando somos pequeños rechazamos el sabor amargo, una señal de veneno en la naturaleza. Ignoremos este consejo y memoricemos una vez más a la fuerza a los grandes exploradores, a los griegos dándose por culo y a los colonizadores sometiendo indios. Y por supuesto, también a los indios:

Mis palabras son como las estrellas, nunca se extinguen. Cada parte de esta tierra es sagrada para mi pueblo, cada brillante aguja de un abeto, cada playa de arena, cada niebla en el oscuro bosque, cada claro del bosque, cada insecto que zumba es sagrado, para el pensar y el sentir de mi pueblo. La savia que sube por los árboles, trae el recuerdo del Piel Roja.

No sé, pero nuestra forma de ser, es diferente de la vuestra. La vista de vuestras ciudades hace daño a los ojos del Piel Roja. Quizá porque el Piel Roja es un salvaje y no lo comprende. No hay silencio alguno en las ciudades de los blancos, no hay ningún lugar donde se pueda oír crecer las hojas en primavera y el zumbido de los insectos.

Lo que le acaece a la Tierra, les acaece también a los hijos de la Tierra. Cuando los hombres escupen a la Tierra, se están escupiendo a sí mismos. Pues nosotros sabemos que la Tierra no pertenece a los hombres, que el hombre pertenece a la Tierra. Eso lo sabemos muy bien, Todo está unido entre sí, como la sangre que une a una misma familia. Todo está unido.

Extracto de la carta del Gran Jefe de los Duwamish al presidente de los blancos, 1855.

Ya no recordamos a los nativos americanos porqué el mundo moderno transforma los deseos en nuestro peor enemigo. Avanzar se limita a tener un trabajo, comprarlo todo y fornicar mientras aplastamos al contrario. Todo lo demás son anécdotas...

Hace tiempo que dejamos de ser hombres de verdad. Ahora somos marionetas afónicas, la "masa sucia", trozos de carne y Orfidal. El avance es una trampa...

Vuelve al Neolítico !!!

12 comentarios:

  1. Veo que insistes con la vuelta al neolítico...
    pero ya te dije que moririamos de hambre o no tendriamos hospitales...
    y mira tu con esos pitillos rosas en el neolítico pos como que no....
    centrate y sigue tus pasos en el 2010
    feliz año nuevo david y que cumplas tus sueños

    ResponderEliminar
  2. Nos reproducimos casi como las ratas eso es cierto, pero la purga es la purga...

    Moda del taparrabos ya !!!

    ResponderEliminar
  3. He descubierto tu blog por casualidad.En esta mi primera visita a tu blog, me quedare por aqui leyendo si me lo permites.
    Te invito a mi blog cuando lo desees.

    Saludos Eternos.

    ResponderEliminar
  4. Joder, es difícil no querer suicidarse ante el avance :)

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que da miedo mirar en la dirección en la que va la "humanidad", y lo entrecomillo, porque cada vez hay menos de eso: humanidad. Cada día somos un poquito más zombies, metafísica y espiritualmente hablando: vamos en manada a comprar, a consumir, seguimos todos el mismo modelo de vida... nos hemos acomodado. Da la sensación de que esto es una gran bola de mierda que en algún momento explotará y nos salpicará a todos.

    Sin embargo, y a pesar de toda esta locura que ha creado el hombre, reconforta saber que hay seres vivos capaces de romper el hormigón y el cemento para abrirse paso en la vida, y que llegada una catástrofe nuclear, insectos como las cucarachas sobrevivirían.

    ResponderEliminar
  6. El hormigón y las chimeneas industriales se han tragado a los pieles rojas y a su visión del mundo...

    Lo que hace una botella de whisky por Dios !!!

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué lindo fragmento de esa carta! Todo está unido :) Te sigo, desde Argentina.

    ResponderEliminar
  8. Me ha costado mucho salir de él. No creo que quiera regresar.

    ResponderEliminar
  9. Un paso p'alante. Dos pasos p'atrás.

    ResponderEliminar
  10. ...y mientras tanto cortamos algunas cabezas !!!

    ResponderEliminar
  11. Sí señor. Nos conviene reintroducir ciertas cosas neolíticas en nuestra civilización plastificada.

    Saluditos,

    ResponderEliminar