domingo, 21 de febrero de 2010

Via Lactea...

Los seres humanos han huido como unos excrementos incontrolados. Cuando pienso en esos trozos de mierda sin control, me remonto a las madres de los judíos cagándose encima literalmente. No controlaban sus excretos cuando oían los gritos de sus hijos en las cámaras de gas. Ellas serían las siguientes...

No somos muy diferentes a ellas. Competimos mientras aplastamos al contrario sin dejar de mirarle a los ojos. Parimos mano de obra como si fuéramos ratas: carne de centros comerciales y pasto de parques de atracciones. Y cuando nuestros retoños comienzan a generar vello púbico, definitivamente, los educamos para que hagan carne de hamburguesa con sus cerebros...

¿Pero qué hay detrás de todo esto? ¿Qué se esconde detrás de nuestros nombres y de nuestro dinero? Antes de nuestro nacimiento ya estábamos compitiendo. Una parte de nosotros era esperma y luchaba para alcanzar el óvulo. Transformados en millones de óvulos fecundados ya estamos listos para comenzar la gran carrera. El premio es el poder, el dinero y la carne de la persona que deseamos. Es una maratón donde la sociedad compite y se destroza con una gran sonrisa mientras construye pirámides...

Siglos atrás, las píramides eran de piedra y se levantaban gracias al sufrimiento de los esclavos mientras el mundo miraba a otro lado. Hace poco las pirámides se volvieron de hueso cuando los judíos se amontonaban unos encima de otros en las cámaras de gas. Formaban pirámides humanas para intentar sobrevivir. Cuando el letal ácido prúsico cristalizado comenzaba a llenar la cámara el pánico invadía el corazón de los hombres. Los más fuertes pisoteaban a los más débiles, mujeres, niños y ancianos para escapar de las emanaciones letales. Nadie sobrevivía. Mientras tanto el mundo seguía mirando hacia otro lado. Las pirámides sociales, la jerarquía trituradora, siempre atenta al compás de la Historia mientras todos miramos a otro lado...

Y mientras tanto, los espermatozoides han llegado como algo que sube reptando por una barandilla en la noche primordial. Contemplan la luna y las estrellas. Buscan respuestas y beben café mientras se pulverizan y sienten arcadas...

Procread y multiplicaos sobre la Tierra como las estrellas !!!


8 comentarios:

  1. Sí, es el más fuerte que has publicado, se nota que está escrito con cabreo... Y sí, todo está lleno de pirámides... hasta la alimentación ahora tiene estructura piramidal, como para no darse al café (con sal)...

    ResponderEliminar
  2. La gente cree que los chinos van a estar pronto en lo alto de la piramide pero el otro día contemplar a un grupo de rumanas tramando junto a una máquina tragaperras iluminó mi esperanza. No creo que haya nazismo, nación China, aguirrismo... con los arrestos suficientes para acabar con ese grupo de Robin Hood´s de nuestra época.
    Y si la rumanas también sucumben siempre nos queda el "Año cero" amigo, año cero...

    ResponderEliminar
  3. No me quito de la cabeza la imagen de esas mujeres con dientes de oro y mirada de chacal. Seguro que pensaban que debían aniquilar a todo aquello que hubiera cantado línea o bingo...

    Hay que hacer algún tipo de proyecto o una guerrilla, que no pasen más días caminando a la taza del váter en balde cuando puedes hacerlo descojonándote...

    Bueno, y del año cero claro que tengo cosas que decir. Benditos amarillos !!!

    ResponderEliminar
  4. En cuanto a la gerarquía y las malas intenciones, por motivos personales, ando unpoco sensible con el tema y no puedo estar más deacuerdo con tu discurso.

    Por cierto, tus imágenes me encantan.

    ResponderEliminar
  5. Recuerda que en la pirámide incluso los carroñeros ocupan su papel, lo malo es cuando todo comienza a ser sintético...

    Un saludoooOOO !!!

    ResponderEliminar
  6. Pirámides...maldita sea... de cadáveres, de malas intenciones y de excrementos disecados a base de polución y baba seca.

    Tengo una proposición indecente para vos, la cosa va de revistas y publicaciones pero necesito una vía algo más oculta para la información, mi concentración supersónica huye las multitudes cibernéticas.

    Me gustan tus pérfidas palabras, hell yeah!

    ResponderEliminar
  7. Creo que te dejé la dirección en la entrada anterior... no obstante en mi perfil debería aparecer el correo!

    Hablamos entonces ;)

    ResponderEliminar