domingo, 17 de enero de 2010

150...

150 no es un color. 150 no es número de cuervos albinos que sobrevuelan nuestra maldita consciencia con la enfermedad. 150 no es la cifra de abortos artificiales que cada semana bajan por nuestras cañerías mientras se teje un telón de fondo. 150 no son los grados de vapor necesáreos para despegar chicles de las aceras decadentes de la civilización. 150 no es el precio del culo del mancebo que te gustaría follar. 150 no son los homicidios que azotan cada fin de semana a las ciudades más peligrosas. 150 no son los kilos de vergüenza y deformidad que acumula tu madre en su cerebro. 150 es mucho más...


150
es el promedio de habitantes de un poblado Neolítico. 150 es el número de soldados de una unidad militar de la antigua Roma. 150 es el número de académicos en una disciplina. 150 es un número, es el número Dunbar, la barrera que por razones biológicas no nos permite mantener relaciones estables más allá de esta cifra. Sencillamente el neocórtex cerebral no nos da para más...

Robin Ian MacDonald Dunbar es antropólogo y responsable de espiar a nuestros antepasados los primates. Observaba como los simios se repartían perfectamente las tareas hasta la cifra de 150 integrantes. Unos cazaban, otros recolectaban o cuidaban a las crías. Pero a partir del número 150 surgía el caos. Los lazos sociales se perdían y los colectivos se dividían...

150 es el límite humano. Uno por uno tenemos nuestra consciencia, somos inteligentes, razonables e inlcuso encantadores. En cambio en la masa nos disolvemos y nos transformamos en manipulables cifras groseras que no sienten. Asustadizos y estúpidos en grandes números es el mono que somos, y la sociedad no da tregua, ya que a partir del número 150 la selección natural se convierte en selección social y ésta es mucho más despiadada que la mismísima madre naturaleza...

11 comentarios:

  1. Nunca había oido hablar de este número relacionado con la antropología, pero me has dado que pensar y me pica mucho la curiosidad. Buscaré cosas, me has dejado boquiabierta :O

    ResponderEliminar
  2. opino igual que miriam, curioso artículo... realmente me gustaría vivir en una sociedad pequeña pero cuyos integrantes fueran mucho más interesantes que una metrópolis entera.

    ResponderEliminar
  3. Tu redacción más inteligente y razonada,con un comienzo irónico y ácido y un desenlace argumentátivo y anécdotico,un 10 enano !

    ResponderEliminar
  4. Es curioso, a mí me parecía que 2 ya podían crear un gran conflicto... No quiero ni pensar (aunque es patente) lo que puede suponer un grupo de 150.

    ResponderEliminar
  5. El inicio me ha recordado a la forma de hablar de Tyler Durden: "no eres tus pantalones, no eres el contenido de tu cartera...".

    El final, muy interesante.

    Esas imágenes rosáceas son muy vistosas. ¿Las fabrica ud.?

    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. Una reverencia rosa a todos :=)

    "sólo grupos bajo una intensa presión de supervivencia, como poblados de subsistencia, tribus nómadas y grupos militares pudieron, en promedio, alcanzar la cantidad de 150 miembros"

    Auténticas manadas vamos !!!

    Las imágenes rosáceas las creo yo y por cierto, que grande Tyler Durden con su club del jabón !!!

    ResponderEliminar
  7. muy curioso y reaaaal
    un beso suerte :)

    ResponderEliminar
  8. hola,hoy de visita y recorriendo te encontre,muy hermoso tu sitio,me siento muy agradado de leerte y disfrutar de tu arte,seguire pasando siempre y de paso invitarte a pasar por mi espacio,mucha luz y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  9. No sé si real, si curioso, si las dos cosas.
    Sólo sé que las pocas veces que comento es porque no me queda otra. Genial el ciento cincuenta. Que vale, no es un número, ni tan siquiera cifra.
    Pero tu explicación da que pensar y hace pensar. Las dos cosas están bien.
    Me quedo a releerte, por aquello de sumar y seguir... hasta el ciento y pico y más allá.

    Enhorabuena.

    Un abrazo, múltiplo de mil.

    ResponderEliminar
  10. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    TE SIGO TU BLOG




    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...


    AFECTUOSAMENTE:
    TORTILLA DE OFIDAL


    DESEANDOOS UNAS FIESTAS ENTRAÑABLES OS DESEO FELIZ AÑO NUEVO 2010 Y ESPERO OS AGRADE EL POST POETIZADO DE LA CONQUISTA DE AMERICA CRISOL Y EL DE CREPUSCULO.

    José
    ramón...

    ResponderEliminar